jueves, 25 de abril de 2013

ESTO NO SE ACABA

Agujas de Cabrones

Actividad: Escalada en las agujas de Cabrones.
Escaladores:Sergio Seco y Jesus Pelayo.
Fecha: 20 y 21 de Abril.
 
Salgo el viernes tarde del curro y como un cohete empaqueto todo en la furgo. He quedado a las 15 h en Cabrojo con Pelayo. Llego sobre las 15:10, le recojo y para Poncebos que nos espera una larga caminata hasta el refugio de los Cabrones donde pasaremos la noche. Ya en Poncebos repartimos la comida y el material comunitario de escalada y para arriba... buffff con esta mochila parece que nos agarran las piernas jejeje.
 
La primera subida hasta Bulnes se hace llevadera pero a mÍ es la que más me cuesta porque es el arranque. Se pone delante Pelayo y a buen ritmo vamos llegando a Amuesa. Enfilamos la canal y aquí vemos nieve al final de la canal. Nuestras cabezas empiezan a pensar que como cojamos nieve a esa cota tardaremos bastante en llegar al refugio, además de la calcetinada que nos vamos a dar. Coronamos en las Majadas de Amuesa y vemos que ha caído una chamuscada el jueves noche. Empezamos a subir dirección la Cuesta del Trabe y aquí Pelayo prefiere quitarse las playeras, esconderlas y ponernos las botas.
 
Ya en botas un poco mas despacio que con playeras pero con menos peso en la espalda vamos llegando a la entrada de lo calizo hacia el refugio al final de la Cuesta del Trabe. Aquí ya la cantidad de nieve aumenta considerablemente así que nos ponemos las polainas y sacamos el piolet, que aunque la nieve está blanda nunca se sabe. Empiezo yo de primero siguiendo un viejo rastro pero abriendo huella a veces incluso por encima de la rodilla y, como es habitual, venga a renegar, que mal lo llevo esto de la nieve sin esquís si esta blanda. Pelayo se echa unas risas conmigo y dándonos relevos llegamos al collado que da vistas al refugio.
 
Allí a la derecha tenemos la cueva que me dijo Sergio que habría agua para no tener que fundir, pero este año esta todo tapado y casi no gotea nada, así que para el refugio. Una vez en el rallí nos dedicamos a fundir agua para el día siguiente, cocinar la cena y prepararnos las camas. La noche se presentaba fresca y Pelayo encontró un saco viejo por el refugio que más las mantas le hizo pasar una buena noche por los ronquidos que dió.... Yo, con cinco mantas encima y acurrucado a tope me levanté con unas agujetas de todo lo que temblé por la noche.
 
No madrugamos mucho porque la pared está relativamente cerca, hay muchas horas de luz y la nieve se iba a transformar poco en las nortes. Desayunamos, nos preparamos y arrancamos hacia las agujas. Es impresionante ir acercándote a ellas, parece Patagonia en pequeño con todas esas agujas que hay seguidas. La idea era escalar la vía Tomajou abierta por Sergio Vidal e Iñaky que creemos está sin repetir todavía. Llegamos a la base de la pared y vemos que la vía está escasa de hielo ¡Que pena!, porque tiene muy buena pinta el primer largo y lo que se veía de goulotte. Ya que estamos aquí habrá que hacer otra cosa.
 
Pelayo ya ha escalado la chimenea norte de Cabrones pero propone intentar abrir una nueva vía en las agujas de la izquierda del todo, yo no soy muy amigo de abrir vías porque creo que no tengo esa motivación que hace falta y para graduar la dificultad soy malísimo, pero bueno ya que estamos aquí vamos a intentarlo.
 

La escalada
 
Destrepamos unos metros y llegamos a una rimaya donde después de ponernos todos los cacharros encima y cuerdas en la mochila comenzamos la escalada. Entramos por un campo de nieve y llegamos a un resalte, donde le pregunto a Pelayo que si le tiramos a pelo y él lo ve bien, así que nada, para arriba. Otro campo de nieve y otro resalte más grande y más emocionante lo mismo: ¿como lo ves Pelayo?, y él responde -Bien. Pues nada, me hago el resalte y espero a que él suba. Otro campo de nieve y dos caminos derecha o izquierda. Elegimos el de la derecha y de aquí ya salgo yo encordado hacia arriba. El largo es una goulotte que alterna la nieve dura con el hielo alpino muy mantenido y disfrutón. Llego a un resalte más vertical, he gastado 50 m de cuerda y me pongo a montar reunión. Es un poco laborioso porque el hielo no es del todo bueno para tornillos y la roca está algo rotilla, pero bueno, haciendo un mix consigo montar una buena reunión.

 
Llega Pelayo, intercambio de material y a escalar. Después de estar peleando Pelayo un rato con el largo decide bajarse y me dice que si le quiero hacer yo. Ya que estamos aquí habrá que intentarlo así que intercambio de nuevo de material y para arriba. Escalo el primer murito de hielo que por cierto esta muy bueno pero luego me voy acercando hasta donde reculó Pelayo y veo que es nieve podre sobre la roca. Miro a la izquierda y veo otra posiblidad que me dijo Pelayo abajo durante el intercambio, así que me voy para allá. Aquí tengo que ir con cuidado porque los seguros que me dejó Pelayo estan altos todavía y bastante a mi derecha, así que voy progresando por hielo encajonado hasta unas fisuras donde me protego bien con un camalot y un alien.
 
Decido quitarme los guantes gordos porque no saldría con los finos. Me levanto de un cangalito, pincho en el paraguas de la derecha y cuando pincho el otro piolet más arriba la nieve es inconsistente. Pienso !menuda mierda de nieve con las manos entrandome en proceso! buffff... espero a que se me pase y decido tirar a salir. Hago una bicicleta por debajo del paraguas y así ya llego a pinchar en mejor nieve con lo cual me permite salir. Grito de alegria ¡siuuuuuuuuu!, cojo aire y remonto unos metros por la goulotte hasta una bomba de hielo donde monto reunión.
 

Crux de la vía
 
Al rato ya llega Pelayo aterecido, le paso el material rápidamente y continua escalando hasta un collado en la arista donde vuelve a coger calor al sol. Me grita !reunión! y salgo como un tiro porque el que esta helado soy yo ahora. Me empieza a dar el sol y llego a la reunión, qué lujo con todo Cerredo de frente y el Hou Negro a nuestros pies...
 

Pelayo en el último resalte
 
Comemos un poco de chocolate y valoramos si subir a la cumbre o no. Al final decidimos que no porque la nevada del jueves se estaba fundiendo encima de las llastrías y ofrecían una dudosa y laboriosa protección, pero limpio no será más de III. Recogimos las cosas y fuimos destrepando hacia el Hou Negro entre riñones rocosos y palas de nieve. Una vez en el hou acaldamos todo y nos dirigimos hacia el refugio por una nieve buenísima para caminar en crampones.
 
En el refugio ya había gente cuando llegamos, unas 5 personas que habían subido por la canal del agua, menuda actividad más guapa tambien... Recogimos todo y fuimos bajando poco a poco hacia el coche donde en unas dos horas y cuarenta llegábamos.!Vaya dos días mas guapos que hemos pasado!.
 
La reseña de la via escalada esta en el facebook de la Federación Cántabra de Deportes de Montaña y Escalada.

4 comentarios:

IÑAKI dijo...

Muy guapa la actividad.
Pelayo tenia pesadillas por abrir esta canal desde hace mucho tiempo ya.
Me gustan mucho las actividades que estais haciendo. Motiva mucho ver a los colegas triunfando y felices mientras uno aun tiene que ver los toros desde la barrera. Esto es lo que pasa cuando la competitividad queda a un lado y lo que verdaderamente importa es pasarselo bien, la buena gente y la pasión por las montañas. ¿Será acaso la madurez alpina?

Rucan dijo...

El sobao y la pantortilla atacan de nuevo...enhorabuena por la vía chavales.

Anónimo dijo...

Rucan, menudo calor pasó Seco en la camuca, jajajjaj. Estaba tieso como una estaca cunado se levantó por la mañana, no podía doblar ni las rodillas, jajajaj. Eso sí, la mayor tiritona de mi vida pasó horas después en una reunión, madre mía...
Gran relato, Coseki

Luis Gutiérrez Diez dijo...

Sigo diciendo lo mismo....sois unos cracks, ya me gustaría tener vuestra cabeza y habilidades